¿Qué afectará más la crisis del Covid-19, el mercado laboral o el de postgrado?

Para dar respuesta a esta cuestión debemos analizar previamente qué es lo que ha ocurrido con crisis anteriores en cuanto a los estudios de postgrado.

El ejemplo más cercano que tenemos es la crisis financiera de 2008, en la que hubo un aumento significativo de estudiantes que realizaron estudios de posgrado en lugar de intentar ingresar a un mercado laboral difícil.

¿Podemos decir que se está repitiendo el mismo escenario?

De momento, los primeros indicios nos están indicando una situación similar a la última gran crisis, la llamada “Crisis Financiera Internacional”, pero lo que sí es diferente en cuanto a la globalidad explosiva del Covid-19, que ha atacado la salud y la economía de manera simultánea en todo el mundo.

A medida las economías de nuestro entorno europeo están dando muestras de una importante parálisis en sus actividades productivas, mostrando claros signos recesivos en todas ellas, es probable que el mercado laboral de los graduados sufra un impacto considerable.

Si no hay crecimiento no hay empleo, por ende, surge la necesidad de ocupar el tiempo estudiando.

Aunque el colectivo de los graduados parece estar obteniendo mejores resultados que el mercado laboral en general, es comprensible que sea un momento preocupante para la universidad y las escuelas de negocio.

Mientras los estudiantes de ambos niveles se preguntan cuáles van a ser ya mismo, al cierre de 2020, sus perspectivas de carreras, es lógico que simultáneamente supongan se verán afectadas por la crisis económica que seguirá a la crisis de salud.

Sucede también que por todas las informaciones que nos llegan, tanto a nivel local de España como del resto de la UE, las empresas indican que contratarán menos graduados en respuesta al impacto de la pandemia.

Y esto tiene un efecto inmediato en  los graduados que aspiren a hacer la transición al trabajo en los próximos meses, porque enfrentarán desafíos sin precedentes al buscar empleo.

Se abrirán puertas muy grandes a la inestabilidad e incertidumbre, que tendrán efectos diversos en la decisión y voluntad de seguir cursos de postgrado, o dada las circunstancias particulares del candidato, aceptar un tipo de trabajo aunque suponga que no esté acorde con su calificación profesional por formación y titulación.

Por tanto, no sorprende que el 36% de los finalistas encuestados por “Prospects” en Reino Unido indicaran que ahora planean permanecer en la educación superior en lugar de comenzar sus carreras, o sea que le dan preferencia a un postgrado en lugar de un puesto de trabajo que saben se les complica, al menos durante unos meses.

Se repite una vez más la tendencia que ya hemos visto en crisis anteriores, en las que los jóvenes suelen ver la educación superior como la opción más segura durante una recesión.

De hecho, una encuesta de 2009 realizada por la Unión Nacional de Estudiantes (NUS) de Reino Unido arrojó resultados similares, y casi un tercio de los encuestados indicaron que tenían más probabilidades de ingresar a estudios de posgrado inmediatamente después de graduarse debido a la crisis financiera de 2008.

Y con la crisis que se avecina, especialmente para el 1º semestre de 2021 amenazando con profundizar mucho más la actual situación de incertidumbre económica y social, es probable que veamos un aumento aún mayor en la cantidad de estudiantes que se inscriben en cursos de posgrado en los próximos años, con un 29% que informa según el resultado de las encuestas que están buscando cursos en línea cuando se les pregunta qué es lo que están haciendo como resultado de la pandemia.

Por qué los estudiantes recurren a más estudios

Pueden existir diversas respuestas ante la pregunta de por qué eligen la opción de estudiar en vez de trabajar.

Desde ya que la inmediata y lógica es que el mercado laboral les ha expulsado o aún peor, les mantendrá alejados de brindarles oportunidades de trabajo.

De entre los innumerables factores que pueden influir en la elección de un estudiante de continuar sus estudios en tiempos de crisis, el más obvio es la falta de oportunidades disponibles.

Por ejemplo, la encuesta “Prospects” encontró que el 16% de los estudiantes de último año habían perdido sus trabajos como resultado de la respuesta a la pandemia del Reino Unido.

De ellos, el 50% indicó que ahora están considerando un curso de posgrado.

Del mismo modo, del 13% de los finalistas que informaron que se les canceló o aplazaron su oferta de trabajo como resultado de la pandemia en curso, poco más de dos quintos (43%) sugirieron que ahora están considerando un curso de posgrado después de graduarse.

La falta de motivación

Curiosamente, los finalistas que sugirieron esto eran más propensos a admitir que les faltaba motivación en la búsqueda de empleo que la muestra en su conjunto.

Si bien el 53% de todos los encuestados admite esto, más de dos tercios (69%) de los finalistas que están considerando realizar un posgrado debido a la precariedad actual del mercado laboral indicaron lo mismo.

Sobre el futuro incierto cómo hacerlo más despejado

Todas estas encuestas lo que vienen a señalar es que los estudiantes están hambrientos de información de las instituciones y la gran mayoría (93%) expresan curiosidad sobre la forma en que se llevará a cabo la enseñanza si el distanciamiento social sigue existiendo.

Pero además quieren conocer qué impacto podrá tener cualquier nuevo rebrote del Covid-19 en las aulas que se han abierto y que se vean forzadas a cerrar al menos por un tiempo.

Muchos de los estudiantes indicaron que estarían interesados ​​en una jornada de puertas abiertas virtual o en un seminario web sobre el curso que les interesa, siendo especialmente de interés un tema común que los estudiantes buscan cada vez más, como es la participación en línea de los tutores y los servicios profesionales durante el cierre temporal de las casas de estudio.

Dos quintas partes de los finalistas encuestados señalaron que utilizarán las redes sociales para interactuar con las instituciones durante la pandemia.

Además, un tercio (32%) planea asistir a una jornada de puertas abiertas virtual ahora que no puede asistir físicamente.

Obstáculos, talento y nuevas oportunidades

Las experiencias laborales, especialmente las primeras, que un graduado de postgrado puede tener, son un claro indicador de en qué dirección van a ir las cosas en lo que respecta a su desarrollo personal y profesional.

Siempre hemos sostenido que hay que saber capitalizar las experiencias incluso negativas, que son un buen banco de pruebas (sin duda) pero muy especialmente un auténtico aprendizaje.

Antonio Alonso, presidente de la AEEN (Asociación Española de Escuela de Negocios) y secretario general de EUPHE (European Union of Private Higher Education).

X