Influencia actual de las redes sociales en las escuelas de negocios

En los últimos tres artículos previos a este de hoy, hemos estado analizando diferentes aspectos de la innovación disruptiva, desde cómo compiten las escuelas de negocio en un mercado disruptivo hasta cómo aprovechar el poder de la innovación disruptiva para establecer una estrategia ganadora.

Por lo que vemos, en la actualidad es un tema de extraordinaria vigencia y lo que no suele ocurrir con frecuencia es que simultáneamente la doctrina se haga eco inmediatamente de toda esta revolución disruptiva.

Abordaremos hoy la cuestión de cómo esas tecnologías están transformando la educación, en particular la educación empresarial.

Educación y redes sociales

Las redes sociales son un área en la que el sector educativo está comenzando a permitir el ingreso de tecnologías disruptivas. Y como no podía ser de otra manera, los sitios web de redes sociales son una de las formas en que las escuelas de negocios, están tratando de atraer candidatos a sus diversos cursos, especialmente online.

Si bien las redes sociales se muestran cada vez más como un medio importante para atraer a los solicitantes, al menos en dos continentes, África y Asia, un estudio reciente referido a los alumnos que están estudiando las ofertas de MBA, ha demostrado que las redes sociales son esenciales o muy importantes para atraer solicitudes.

Además, se ha descubierto que muchos solicitantes utilizan LinkedIn para buscar información sobre escuelas de negocios, y este y otros sitios se utilizan para contrastar las escuelas entre sí. Porque lo que se quiere conocer es la opinión de personas que ya han asistido a un curso, y que interesa saber qué opinan del programa, los profesores, la relación que se establece con los alumnos, etc.

Gracias a esta evolución tan novedosa y rápida que se está dando en el mercado de postgrado, también las redes sociales se están adoptando desde la dirección de las propias escuelas de negocio para desarrollar tanto sus investigaciones de mercado como sus promociones y campañas de marketing.

Según algunos de los estudios que hemos podido revisar, se ha reducido actualmente a un 15% solo los candidatos a cursos de postgrado que lo hacen fuera de la línea, ya que la gran mayoría usa correo electrónico o redes sociales.

La primera reacción lógica desde las escuelas de negocio ha sido reforzar sus presupuestos de marketing en los medios sociales y digitales. Esto también se basa en que se ha observado a través de la propia experiencia de cada escuela y de estudios publicados, que los estudiantes ya no están interesados ​​únicamente en las clasificaciones de MBA, sino que prefieren investigar en línea y en los sitios de redes sociales para ver las perspectivas personales de los estudiantes y comprender cómo funciona la red de ex alumnos.

Esto significa que las escuelas de negocios se han centrado en comprender qué canales de redes sociales les gusta usar a sus potenciales nuevos alumnos.

Facebook la preferida de los alumnos

Todos los datos de los que se disponen estiman que un 35% de los candidatos a cursos de postgrado utilizan Facebook para realizar investigaciones sobre cursos y escuelas, lo que significa que las escuelas de negocios deben conocer y administrar de manear eficaz la reputación que tienen en línea en las diferentes redes sociales. Lo que de ellas se dice, opina, etc.

Otra forma de mantenerse en contacto tanto con alumnos potenciales como con ex –alumnos, es a través de su cuenta de Twitter, porque están estableciendo una relación directa y personal, del mismo modo que también han comenzado a usar entrevistas en video en su enfoque tanto para aceptar como para eliminar candidatos.

También está muy extendido el uso de YouTube, Vimeo u otras plataformas de video por parte de las escuelas de negocios, como una forma de demostrar lo que sus programas tienen para ofrecer.

Harvard Business School es un buen ejemplo de una escuela que utiliza inteligentemente las redes sociales para publicitar sus programas. El ejemplo de Harvard Business School es muy bueno, porque sus videos juegan hábilmente con la narración y el lenguaje cinematográfico, para transmitir los principales mensajes que se quieren dar y que afectan al tiempo actual en el que vivimos. Quieren demostrar que también a pesar del prestigio de ser considerada la escuela de negocios Nº1 del mundo, está interconectada con este mundo real, que es diverso e instantáneo donde todos podemos aprender, también en un aula global.

Otro de los valores añadidos que proporcionan las redes sociales a las escuelas de negocio, es brindar a los potenciales candidatos la oportunidad de poder conectarse con estudiantes actuales o ex -alumnos para descubrir la realidad de cómo es la escuela y qué pueden esperar. La opinión de los que pasaron previamente es un dato fundamental a la hora de decidir. Obviamente, otra de las claves por las cuales es esencial controlar muy bien las redes sociales desde la dirección de las escuelas de negocio.

La consecuencia para los candidatos es beneficiarse del conocimiento de primera mano y esto les permite seleccionar los programas para postularse que sean los que mejor se ajustan para ellos.

Las tecnologías disruptivas como herramienta educativa

Si las escuelas de negocios utilizan ahora tecnologías disruptivas como herramientas de marketing, ¿qué pasa con los ejemplos de programas que utilizan tecnologías digitales como herramientas educativas? Ciertamente, la respuesta rápida a esta pregunta serán los MOOC (Massive Open Online Course) que son cursos online masivos y abiertos como una modalidad de aprendizaje en línea que está teniendo auge a nivel mundial dirigidos a un número ilimitado de participantes a través de Internet, según el principio de educación abierta y masiva. También pueden serlo otras plataformas de aprendizaje en línea.

Del análisis del mercado internacional en función de toda la información que poseemos, se puede concluir fácilmente que si bien algunas áreas educativas se han apresurado a adoptar los MOOC, la educación empresarial parece estar adoptando un enfoque más cauteloso.

Deberíamos preguntarnos el ¿por qué? de esta brecha, aunque una de las grandes preguntas que enfrentan los educadores en este momento es, ¿deberían las escuelas de negocios ingresar al formato de la educación en línea? También la respuesta no ofrece dudas y debe ser afirmativa, pero, sin embargo, las escuelas de negocios han estado lidiando con esta pregunta desde hace tiempo. Y pesar de que ven clara la necesidad de actualizarse, existen algunas razones que hacen dudar no del concepto, porque en este punto se está de acuerdo en que hay que seguir el tren de la innovación, sino en cuanto al factor oportunidad.

La propia Harvard Business School se ha enfrentado a esta cuestión, al igual que el resto de instituciones, aunque en el caso de Harvard Business School que se le reconoce su excelencia en las temáticas de estrategia empresarial, curiosamente se ha dado la paradoja de que el acuerdo entre los profesores de Harvard sobre si la escuela debería ofrecer educación online y, de ser así, cómo hacerlo, se convirtió en un obstáculo para un desarrollo más rápido de los cursos online.

Y si bien pareciera ser un debate sin sentido ya que o se adaptan todas las instituciones educativas a los tiempos que corren o de lo contario no podrán sobrevivir, hay un punto de razón en cuanto a ciertas reservas que tienen que ver con que el mecanismo online podría llevar a la reducción del valor de los cursos presenciales.

Una vez más, el ejemplo de Harvard nos proporciona información valiosa sobre las razones por las que los MBA establecidos han sido tan cuidadosos al adoptar tecnologías disruptivas. Están por la labor de la formación online sin limitaciones, pero se está pensando en la alta dirección de las escuelas más importantes del mundo que los cursos online deben producirse de tal manera que no devalúe la estrategia actual, y como hemos anticipado en otro artículo anterior, deben desarrollarse de forma económica y sencilla y deben estar en línea.

En 2014, Harvard Business School decidió desarrollar un “pre-MBA” que está disponible en línea. El programa se llama HBX y no compite con el tradicional MBA de Harvard Business School. Más bien, es una nueva línea de productos que ayuda a los estudiantes a desarrollar su preparación para el programa de Harvard.

Uno de sus principales mentores, Bharat Anand, un profesor de negocios y presidente de la facultad, sostenían en ese momento que el objetivo principal de HBX era proporcionar un recurso a los profesionales que nunca estudiaron negocios formalmente pero que querían cubrir esa brecha en su educación.

HBX tiene ahora tres componentes educativos: núcleo HBX, cursos HBX y HBX en vivo.

Recrear online las aulas de su campus fue el objetivo primodial. HBX Live! es un entorno de aprendizaje digital que permitirá a los estudiantes de todo el mundo conectarse en un aula de estudio única en tiempo real.

El único curso disponible en los cursos de HBX es hoy en día Estrategia disruptiva y el programa utiliza su propia plataforma, además de plataformas online gratuitas como facebook, youtube y vimeo.

El propósito de HBX live! era lograr el enfoque basado en la discusión del MBA convencional. ¡A través del HBX en vivo! los estudiantes pueden ver la ubicación y el nombre de otros estudiantes en un mapa cuando participan. Luego, obtienen un videoclip y cuadros que aparecen en la pantalla.

Los estudiantes responden a lo que se pregunta en el recuadro y luego se les pregunta sobre lo que aprendieron para medir su competencia. También se utilizan foros en vivo y abundan los grupos privados de Facebook para cada grupo.

Algunas de las críticas al enfoque en línea adoptado por Harvard es que no hay suficiente separación e interrupción. Por otro lado, su equipo central está trabajando para mejorar el programa.

En un ensayo reciente publicado por Anand, Hammond y Narayanan, la facultad de HBX Core, los profesores mencionan cómo: “a medida que continuamos experimentando y explorando el potencial del aprendizaje online, HBX ha tomado una decisión consciente de abrazar el aprendizaje social como uno de los principios para anclar sus programas online. La educación online en general no ha reconocido el gran potencial del aprendizaje social y colaborativo”.

Antonio Alonso, presidente de la AEEN (Asociación Española de Escuela de Negocios) y secretario general de EUPHE (European Union of Private Higher Education)

X