Graduados de MBA que son más ecológicos

¿Te has preguntado como estudiante de un MBA qué tipo de trabajo te interesa buscar? Seguro que te habrá interesado saber qué puedes hacer con un MBA verde. O también la pregunta ¿qué puedo hacer con un MBA en Sostenibilidad? Y sin duda, conocer cuáles son las salidas, desde ya las funciones que supuestamente un graduado de un MBA con un perfil medioambiental puede realizar, tales como funciones de consultor en sostenibilidad, o los roles a desempeñar en una cadena de suministro y logística, o funciones como director de cumplimiento, así como roles gerenciales en industrias enfocadas a la sustentabilidad, en el ámbito propio de la ingeniería o también en el de recursos humanos, que naturalmente tiene que trabajar muy acorde con esta nueva tendencia medioambiental que viene cambiando las agendas de políticos, gobiernos y por supuesto, programas de escuelas de negocio.

La mayor concienciación sobre los tipos de producción agroalimentaria

 

El valor de titulaciones que abarcan la sostenibilidad

Sin duda se valoran los títulos que abarquen la cuestión de la sostenibilidad. Por tanto, otra pregunta que podemos formularnos es ¿cuánto impacto tienen realmente estos programas en la colocación laboral y el éxito profesional en el mundo real? No hay muchos números completos sobre esto, pero las métricas sugieren que los títulos de sostenibilidad pueden servir como un trampolín beneficioso en camino de desarrollo profesional y personal.

Las elecciones que hacen los graduados de escuelas de negocio en cuanto a las empresas en las que desarrollar su carrera, al menos en su primera etapa profesional, se ha incrementado bastante en el ámbito de las que consideran mejor para el medio ambiente.

Nuestra búsqueda sobre la cuestión verde en las carreras de postgrado

Desde NUESTRA REDACCIÓN hemos revisado cómo es este tipo de elecciones, acudiendo también a ciertos estudios y encuestas que consideramos de interés, caso de la que ha realizado el prestigioso Financial Times, que dice que el número de graduados de escuelas de negocio que eligen una carrera en la industria del petróleo y el gas se ha reducido en un 16 % desde 2019 y en un 40 % desde 2006, según una muestra de esa investigación. Lo que además brinda un análisis de datos que destaca cómo los millennials y la Generación Z se están enfocando cada vez más en el cambio climático a medida que ingresan al mercado laboral de MBA.

En realidad, no debería asombrarnos los resultados de estos estudios, de los que se puede concluir que durante este largo período de 15 años ha habido un aumento del 20% en los estudiantes reclutados en las industrias renovables y ambientales, lo que lleva el total a un nuevo récord. La mayoría se ha unido a empresas como Vestas, Alstom Power y Siemens Gamesa. Al mismo tiempo, se ha producido un alejamiento de Shell, Exxon, Chevron y otros grupos energéticos cuyos negocios se basan en combustibles fósiles.

La contaminación por el carbono ya forma parte de la contracultura corporativa que busca en la lucha por preservar el medioambiente los nuevos valores empresariales

 

Conclusiones que anticipan actitudes a años vista

Las conclusiones que se derivan de esta investigación del Financial Times también arrojan un dato de mucho interés para los defensores del emprendimiento, de ese nicho del cual surgirán nuevos líderes, especialmente en las NT’s que van a destacar, impulsar la sociedad y crear fuentes de riqueza y trabajo. Por ello, se deduce de la investigación del FT que los estudiantes de MBA en el sector verde tienen más probabilidades de convertirse en empresarios y comenzar sus propias empresas inmediatamente después de graduarse. Esto es un valor añadido muy importante que deben de tener en cuenta los responsables de la programación y contenidos curriculares de los estudios de postgrado.

Pero para que tengamos más claro el alcance de este resultado, veamos cuál es la fuente que llevó a estas conclusiones. Todos estos hallazgos surgen de una encuesta realizada para el Financial Times por LinkedIn, el sitio de redes profesionales, basada en las primeras carreras de 3,5 millones de graduados de MBA desde 2004, y hasta qué punto consideran que los trabajos son “verdes”. También brindan información sobre las aspiraciones y oportunidades profesionales de los estudiantes, y la influencia relativa de varias escuelas de negocio.

Karin Kimbrough, economista jefe de LinkedIn, dice: “Veo esto como una evolución, no una revolución para la economía verde. Incluso los graduados de MBA se están volviendo más ecológicos. Están haciendo los mismos trabajos que antes, pero de una manera más ecológica. Cada sector incluirá más y más habilidades verdes”.

Según la investigación, la proporción de estudiantes que se trasladaron a carreras vinculadas a la sostenibilidad aumentó al 0,58 % del total en 2020. Por el contrario, la cifra de aquellos que comenzaron a trabajar en los sectores de petróleo y gas más tradicionales cayó al 1,24 % el año pasado, continuando con una disminución gradual desde un máximo de 2,04 por ciento en 2007.

Los puntos de datos también muestran las escuelas de negocio que han capacitado a una proporción particularmente alta de MBA para aceptar trabajos verdes. Estos incluyen Copenhague, IESE (Barcelona) y Yale, así como las instituciones brasileñas Universidad de São Paulo y Fundação Getulio Vargas.

Mientras tanto, algunas escuelas capacitaron a un número significativo de graduados que se unieron a empresas sostenibles o empresas de combustibles fósiles, en particular Harvard, London Business School y la Universidad de Texas en Austin.

Una nueva generación con mentalidad ecológica y prioridades de crecimiento empresarial sostenible sin excepciones

 

La importancia del cambio generacional

Michel Rassy, ​​director asociado de admisiones para América Latina del IESE, dice: “Es más probable que esta generación piense en la sostenibilidad. Cada año aumenta el número de candidatos a MBA interesados ​​en un propósito a largo plazo. Son los primeros en decir que el dinero no compra la felicidad”.

Él dice que los factores que explican el compromiso de los graduados del IESE con el tema incluyen los principios católicos de la escuela, sus asignaturas optativas sobre sostenibilidad, un fondo de impacto social y un club de estudiantes de negocios responsables.

Himanshu Gupta, quien creció en un pueblo indio antes de obtener un MBA en la Escuela de Graduados en Negocios de Stanford y desde entonces creó ClimateAI, un negocio para ayudar a predecir los riesgos climáticos para las cadenas de suministro, dice que la escuela reflejó y apoyó su interés en la sustentabilidad.

“Existe un mecanismo de autoselección para identificar una determinada calidad de estudiantes con un determinado ADN”, dice. “Todo comienza con el ensayo de solicitud, que pregunta qué es lo que más te importa en la vida. Cuando vas a fiestas y preguntas en qué están trabajando los demás, están discutiendo el impacto. Te hace pensar en lo que estás haciendo con tu vida”.

La labor de ONG’s del prestigo de Greenpeace ha sido determinante en el cambio de actitud primero de consumidores, luego de empresas y finalmente el cambio en la programación de las escuelas de negocio

 

Una tendencia que se ha visto reforzada en los últimos diez años

Pero como es habitual en nuestro trabajo en NUESTRA REDACCIÓN, hemos “escarbado” un poco más atrás en este tiempo en el que como hemos dicho más arriba, sigue siendo el medio ambiente el que marca la agenda de los líderes políticos y los países, que terminan siendo formalizados en amplios acuerdos de conjunto, como el de Paris. Por ello, en esta búsqueda hay opiniones muy autorizadas que ya hace ocho años atrás advertían de este cambio de tendencia en las elecciones para los estudios de postgrado. Tal el caso de Marsha Willard, cofundadora y miembro del consejo de la “Sociedad Internacional de Profesionales de la Sostenibilidad” y CEO de Axis Performance Advisors, que afirmaba en 2014 que el valor de un título en sostenibilidad “aumenta cada día que pasa”, destacando por entonces que “el campo de la sostenibilidad es todavía bastante nuevo”. Esto hacía que los profesionales que trabajaban en esta área provenían desde un conjunto dispar de antecedentes; había personas que eran ambientalistas, arquitectos, especialistas en desarrollo organizacional, eran un grupo de conjuntos de habilidades. Pero Marsha Willard aclara que esta perspectiva colectiva creó una base bastante rica para este campo de acción profesional, produciéndose entonces un punto de inflexión que hacía que tener un título en desarrollo organizacional, estudios ambientales o ingeniería no fuera lo suficientemente específico, por lo que la propia educación superior ha respondido ofreciendo más carreras que tienen sustentabilidad en el título.

También las investigaciones que se realizaron por entonces revelaron que existía un interés creciente en la educación superior centrada en la sostenibilidad. En 2013, Net Impact, una organización sin fines de lucro para estudiantes y profesionales que trabajan en el campo de la sustentabilidad, publicó Business as Unusual Guide 2013 llegando a una conclusión interesantísima: “que tener un impacto ambiental y social a través de los negocios ha pasado de ser “agradable” a “imprescindible” para los futuros estudiantes de posgrado en negocios”.  

Un 91 por ciento de los 3300 estudiantes de posgrado informaron que los problemas sociales y ambientales son muy importantes o esenciales para el éxito a largo plazo de los negocios, y el 85 por ciento dijo que quería abordar estos problemas mientras estaba en la escuela de posgrado.

Para aquellos que buscan abordar estos temas importantes, los títulos de sostenibilidad tienen mucho sentido. Los mejores programas ofrecen capacitación dirigida, aprendizaje experiencial, oportunidades para establecer contactos y, por supuesto, “pruebas” para posibles prospectos laborales de que se ha alcanzado una base central de conocimiento en sustentabilidad.

Pero incluso para aquellos que saben que están interesados ​​en obtener un título en sustentabilidad, las preguntas aún persisten. A saber: ¿Cuál es la mejor manera de obtener ese título? ¿Y vale la pena, de verdad?

Esta información ha sido elaborada por NUESTRA REDACCIÓN

 

X